Selección de Julio 2019

Vinos fronterizos, vinos sin fronteras

Selección de Julio 2019

Simcic Ribolla Gialla 2018 (2 botellas)
Kante Vitovska 2016 (2 botellas)
Vignai da Duline Malvasia Chioma Integrale 2018 (2 botellas)

Precio del lote: 128,59 €
Precio especial Club: 113,00 €
Se ahorra: 15,59 € (12.12%)

¡Suscribirme ahora!

Acerca de esta selección...

Entre Italia y Eslovenia se encuentra un territorio vitivinícola con una historia y geografía bien delimitada. La que en un tiempo fuera una región que servía vinos nobles al Imperio austrohúngaro, hoy incluye los territorios del Collio, Carso y Venezia Giulia y se encuentra dividida entre los dos países, aunque solo desde un punto de vista institucional. Esta frontera política no ha borrado la larga historia del vino que comparte la región y dibuja una interesante ruta enológica, con grandes blancos que se ven favorecidos por la mineralidad del suelo y una muy frecuente maceración de las uvas en contacto con sus lías que otorga profundidad a los vinos.

Tierra de fronteras y castillos, motivos por los que fue largamente disputada, localizada entre los ríos Isonzo y Iudrio, la región del Collio representa una de las mejores áreas de producción de vino del noroeste italiano. Su epicentro administrativo es Gorizia, una ciudad centroeuropea que se divide entre las regiones del Collio italiano y el Collio esloveno, ésta última conocida como Brda y popular entre los amantes del vino por sus sugerentes blancos. Como epicentro vinícola encontramos la zona de Oslavia, cuna de la variedad Ribolla Gialla y posiblemente de los más grandes "orange wines" que encontramos en Italia.

Encrucijada de culturas y tradiciones, el Collio es una fértil región que se extiende desde los Alpes Julianos hasta el Mar Adriático, donde las pequeñas bodegas familiares cultivan con amor algunas pocas hectáreas en colinas de característico flysch: unos terrenos cuya formación alterna las margas y las areniscas y que se encuentran protegidos por las montañas y ventilados por el mar. De aquí surgen vinos de gran elegancia, sabrosos, con buena estructura, de excelente mineralidad y espléndida longevidad.

La otra zona fronteriza donde se producen vinos con un fuerte acento centroeuropeo es el Carso. También en este caso al distrito italiano, que coincide con la Venezia Giulia y la pequeña provincia de Trieste, le corresponde un territorio esloveno: el Kras. Alrededor de lo que ha sido una de las capitales políticas y culturales de Europa del Este, se extiende un territorio vitivinícola desigual y complejo, con suelos formados por un delgado flysch, cuevas, grietas, rocas y fuentes resurgentes.

El terroir del Carso se hace aún más complejo por el fuerte viento del nordeste conocido como bora y por una tendencia a la sequía que hace muy difícil el cultivo de sus suelos excepto si se destinan a la vid. El viñedo, en estrecho contacto con el Mar Adriático pero bajo un clima sustancialmente continental, ha desarrollado numerosas variedades indígenas: la Malvasia Istriana, con carácter y elegante aromaticidad, la Vitovska, estructurada y de fuerte sabor y, entre las variedades tintas, la Terrano (o, en esloveno, Teran), que da lugar a un producto ágil y ácido de la familia del Refosco.

Comprar en la tienda

¿Desea comprar botellas sueltas de esta selección a precio de lista?

Su próximo envío

  • Los envíos del Club se realizan durante la última semana del mes.
  • Si desea añadir más cajas al pedido, contacte con nosotros.
  • Puede consultar o modificar la dirección de envío y la modalidad de pago accediendo a su cuenta.
  • Si se subscribe ahora todavía está a tiempo de recibir esta selección.

¡Suscribirme ahora!

Sin cuotas ni costes de inscripción. Obtendrá descuentos y un gran regalo al darse de alta.
Más información

Simcic Ribolla Gialla 2018 (2 botellas)

Blanco. Marjan Simcic Brda, Eslovenia Ribolla Gialla

Botella: 13,91 € socios club / 15,90 € no socios


Fue en 1988 cuando Marjan Simčič, junto con su esposa Valerija, puso de nuevo en marcha, en el corazón del Collio esloveno, en Brda, la antigua bodega familiar que databa de 1860. En una región con una larga tradición en la maceración de los vinos blancos y una viticultura estrictamente natural, Marjan orientó su negoció hacia un respeto absoluto por el territorio, pero sin excluir del viñedo y la bodega las aportaciones fundamentales de las técnicas modernas.

En la actualidad, la compañía cuenta aproximadamente con 18 hectáreas en las que crecen viñedos de hasta cincuenta años de edad. Una extensión nada desdeñable —en esta región las propiedades suelen estar bastante fragmentadas—, que disfruta de unas condiciones climáticas ideales para el crecimiento de la vid, gracias al cálido aire marino que proviene de la llanura del Friül y al abrigo que suponen los Alpes Julianos y la meseta de Ternova contra el frío de la montaña. Los suelos de las típicas colinas del flysch de Gorizia, compuestos de margas y arenisca, hacen el resto, brindando una gama de vinos suntuosos y de larga vida, pero al mismo tiempo minerales y afilados.

De las viñas más jóvenes procede la línea de vinos clásicos de la bodega, entre los cuales encontramos su monovarietal Ribolla Gialla, una variedad que en Eslovenia es conocida como rebula y que nos ofrece en este vino toda su tipicidad. En un paisaje donde encontramos con facilidad variedades internacionales, la ribolla es la uva blanca autóctona más representativa junto con la friulano. En la interpretación de Marjan Simčič del clásico Ribolla, la uva macera junto con sus pieles durante aproximadamente 48 horas. Una maceración elegante y poco invasiva que conserva mejor la frescura y tipicidad varietal sin renunciar a un plus de estructura y complejidad.

Después de una crianza en acero durante al menos 7 meses y en contacto con sus lías, el vino reposa algún mes más en la botella y llega al consumidor con un hermoso color amarillo claro y reflejos dorados. En nariz se expresa con fragancias de limón, manzana verde, cítricos y pomelo; percibimos también un fondo almendrado fruto de su maceración y más evidente en su juventud. En boca roza la perfección gracias a la armonía con que conjuga la acidez, el cuerpo y la mineralidad, ofreciendo un perfil afrutado y un tanto salobre, pero nunca anguloso.

  • Graduación: 13,0%
  • Temperatura de servicio óptima: Entre 6ºC y 8ºC

Simcic Ribolla Gialla 2018
Anverso y reverso

Kante Vitovska 2016 (2 botellas)

Blanco. Kante Carso, Italia Vitovska

Botella: 19,28 € socios club / 21,90 € no socios


Edi Kante es uno de los enólogos más icónicos de Venezia Giulia, probablemente el primero que supo ver el potencial de los difíciles suelos de Trieste e intuir los grandes vinos que podían surgir del Carso. Personaje carismático e inclasificable, artista y artesano del viñedo, Kante otorga a sus vinos un estilo único e inconfundible, tanto en sus elaboraciones con variedades internacionales como autóctonas. Con un cuidado absoluto por el medio ambiente, los viñedos de Kante son todo un reino de la biodiversidad y se distribuyen en una cincuentena de parcelas dispersas que dan muy bajos rendimientos debido a la pobreza de sus suelos. Muy poca fruta, pero de muy alta calidad, debido al mínimo impacto ambiental que practica la bodega con su "salvaje" viticultura.

El estilo de Edi Kante se basa en dos supuestos: la vinificación de cada parcela por separado, con un primer refinamiento en acero o madera, y la ausencia de maceración en contacto con las lías en el caso de las uvas blancas. Este último es un contexto muy inusual en una región con una larga tradición en este tipo de maceración y muy popular por sus "vinos naranja", pero la bodega intenta restituir así la autenticidad y expresividad del viñedo y el terroir.

En el edificio de la bodega, excavada en el suelo kárstico de la región y distribuido en varios pisos, Edi Kante elabora, entre otros grandes vinos, un excelente Vitovska. Procedente de un viñedo de unos veinte años de edad, esta vid, probablemente de origen esloveno pero muy extendida en el Karst, da lo mejor de sí en estos suelos de tierra roja y piedra caliza.

Variedad con una buena estructura por naturaleza, el Vitovska de Edi Kante adquiere un color pajizo intenso y brillante, con notas olfativas que van desde el níspero hasta la manzana, desde el jazmín hasta la ciruela, la morera y la miel de flores silvestres. A esta aromática se suman los recuerdos mentolados, balsámicos, picantes y minerales que funcionan como un armónico contrapunto. En el paladar no decepciona y cumple las expectativas con una excelente estructura y un gran equilibrio y complejidad. Con recuerdos de plantas medicinales y especias sobre un fondo yodado y salino. Con una infinita persistencia.

  • Graduación: 12,0%
  • Temperatura de servicio óptima: Entre 6ºC y 8ºC

Kante Vitovska 2016
Anverso y reverso

Vignai da Duline Malvasia Chioma Integrale 2018 (2 botellas)

Blanco. Vignai da Duline Friuli Venezia Giulia, Italia Malvasia Istriana

Botella: 23,31 € socios club / 26,50 € no socios


Asociada al movimiento Chiocciola, la asociación italiana de Slow Food, Vignai da Duline es un proyecto que merece ser cuidado. La tutela del territorio y su preservación en las mejores condiciones son los valores fundamentales que llevaron a Lorenzo Mocchiutti y Federica Magrini a emprender, en 1997, esta aventura en la región fronteriza de Colli Orientali del Friuli. Las aproximadamente seis hectáreas de propiedad, localizadas entre los municipios de San Giovanni al Natisone (una aldea de Villanova del Iudrio) y Manzano, a pocos kilómetros de Cormons y la frontera con Eslovenia, son conducidas según principios biodinámicos y cuentan con cepas de más de ochenta años de edad que rodean los históricos edificios de La Duline y Ronco Pitotti.

La altísima calidad, los bajos rendimientos, las selecciones minuciosas y, por supuesto, un terroir único y excelentemente optimizado, enamoraron a Luigi Veronelli y a otros tantos apasionados del buen vino. Los viñedos, cubiertos de hierba y rodeados de bosque, crecen sobre los típicos suelos del Friuli, compuestos de margas y arenisca, y las colinas de guijarros, resultando de todo ello unos vinos que se caracterizan por su verticalidad y mineralidad.

El viñedo de malvasía istriana, en la localidad de Duline, tiene el aspecto de una auténtica selva. La bodega tiene como norma no podar y respetar el ciclo vegetativo de la vid, que crece así con abundante follaje. De aquí el nombre del vino: Chioma Integrale (corona completa). Procedente de viñedos que no han sufrido ninguna práctica química, al menos desde hace cuarenta años, la malvasía istriana se beneficia de los suelos calcáreos y de la elevada edad de sus cepas para acentuar su suavidad, sus aromas frutales y su marcada mineralidad.

Naturalmente el vino fermenta espontáneamente y con levaduras autóctonas, alcanzando un perfecto equilibrio entre densidad y verticalidad. Fiel reflejo de las características de cada añada, Chioma Integrale realiza en madera su fermentación maloláctica y descansa durante unos ocho meses en barricas y barriles de roble.

De un incisivo color amarillo pajizo, en nariz se revela con notas de melocotón blanco y cítricos, pero con un fondo muy evidente de hierbas aromáticas y medicinales, yodo, sal y una marcada mineralidad. Un vino tan vibrante en nariz como en boca, donde se muestra con una explosión de sabor y frescura que permite comprender de inmediato su gran potencial evolutivo. Los recuerdos de salvia, cítricos y yodo, enriquecidos con una reconocible aromática de frutos secos, marcan su paso por boca y persisten largamente.

  • Graduación: 12,5%
  • Temperatura de servicio óptima: Entre 6ºC y 8ºC

Vignai da Duline Malvasia Chioma Integrale 2018
Anverso y reverso

¡Suscribirme ahora!