Selección de Febrero 2020

Croatina: mil años y en plena actualidad

Selección de Febrero 2020

Barni Croatina Mesolone 2014 (2 botellas)
Vigneti Massa Pertichetta 2012 (2 botellas)
Picchioni Rosso d'Asia 2015 (2 botellas)

Precio del lote: 111,58 €
Precio especial Club: 98,50 €
Se ahorra: 13,08 € (11.72%)

¡Suscribirme ahora!

Acerca de esta selección...

Algunos la llaman la syrah italiana, quizás por sus aromas especiados, pero tiene sus propias particularidades. Es la croatina, una variedad tinta típica del norte de Italia, que, por no corresponderse con los patrones más habituales, ha sido relegada al olvido durante mucho tiempo, como Cenicienta frente a sus hermanas, consideradas más nobles. ¿Dónde podemos encontrarla? Principalmente y típicamente en tres zonas. La primera es la región del Oltrepò Pavese. Aquí aparece mezclada en los cupajes más habituales de las denominaciones de Bonarda y Buttafuoco, aunque también como monovarietal. De hecho, la tendencia actual a recuperar el potencial cualitativo de esta uva hace que sean precisamente monovarietales de croatina los mejores vinos que podemos encontrar hoy en estas dos regiones.

Otra zona sería la que se erige entre Piamonte y Lombardía, muy vinculada también históricamente a la ciudad de Milano: Colli Tortonesi. Estas colinas dan continuidad geográfica al Oltrepò y, por consiguiente, constituyen un teatro natural para darle acogida, junto a otras variedades como la barbera o la timorasso. Lo mismo puede decirse de la denominación de Colli Piacentini, donde la croatina es presente en los vinos más típicos del territorio, bastante similares a los de la provincia de Pavía. Por último, en el alto Piamonte, la zona, para entendernos, de Gattinara, Boca y Bramaterra, una zona volcánica en la que la croatina se expresa con rigor y verticalidad.

¿Qué tienen en común todas estas "croatinas"? En pocas palabras, una historia de subordinación. La croatina no tiene antecedentes de haber sido vinificada sola en ninguna región, exceptuando el Oltrepò y en casos muy puntuales. Siempre se ha considerado —no sin falta de argumentos en el fondo— una variedad dura, ruda, de tanino riguroso y con una estructura poco elegante; la verdad es que uno debe conocerla bien para cultivarla y vinificarla con éxito. Tradicionalmente se ha vinificado mezclada con otras uvas para amabilizar su tacto y ha sido habitual también elaborarla como espumoso, para facilitar su consumo; actualmente, gracias a las modernas técnicas de vinificación y crianza, empezamos a descubrir en ella unos vinos asombrosamente completos y con una longevidad maravillosa.

No debería sorprendernos, entonces, que entre los embajadores de croatina se encuentren en la actualidad algunos de los mejores viticultores de Pavía, Tortona o del Piamonte en general. Quién sabe si su nombre no deriva en realidad también de cravattina, la 'corbata' que la gente lucía en los días de fiesta, cuando era costumbre descorchar los mejores vinos. La de la croatina es una historia muy larga sin duda, tanto en el tiempo como en lo que refiere a territorios implicados. Está documentada en la localidad de Rovescala, en el Oltrepò Pavese, desde el año 1192 con el nombre de bonarda y desde entonces es un símbolo de las mesas lombardas. Una historia que, claramente, no va a terminar aquí.

Comprar en la tienda

¿Desea comprar botellas sueltas de esta selección a precio de lista?

Su próximo envío

  • Los envíos del Club se realizan durante la última semana del mes.
  • Si desea añadir más cajas al pedido, contacte con nosotros.
  • Puede consultar o modificar la dirección de envío y la modalidad de pago accediendo a su cuenta.
  • Si se subscribe ahora todavía está a tiempo de recibir esta selección.

¡Suscribirme ahora!

Sin cuotas ni costes de inscripción. Obtendrá descuentos y un gran regalo al darse de alta.
Más información

Barni Croatina Mesolone 2014 (2 botellas)

Tinto. Barni Vinos sin IG, Italia Croatina

Botella: 15,02 € socios club / 16,90 € no socios


La Meisola es una cuenca natural en forma de gran cuchara, situada entre dos colinas en el término de Brusnengo, en la provincia de Biella. Y de Meisola deriva el nombre de este vino, Mesolone. Se trata de un vino histórico, casi arqueológico podríamos decir, procedente de cepas centenarias exclusivamente de la variedad croatina. El suelo es arcilloso con rasgos volcánicos, típico del alto Piamonte, donde las parcelas de bosque se entremezclan con las de viña, formando un precioso mosaico natural. Es un paisaje pedregoso, casi lunar, con un clima muy seco, por no decir propio del desierto. Un panorama, en pleno corazón de Bramaterra, que pone al descubierto la calidad de estas uvas así como el estrés hídrico que sufre la viña, obligada a concentrar en pocos racimos sus virtudes y personalidad.

Artífice de este descubrimiento es Giuseppe Filippo Barni, quien dirige la bodega familiar junto con su esposa, con la actitud visionaria de un "artista del vino". Pasión, amor y dedicación al territorio son los ingredientes de este proyecto, basado en métodos completamente naturales, tanto en el viñedo como en la bodega, sin excesos y con un marcado estilo de elegancia y pulcritud.

El Mesolone es un vino muy intenso y consistente, un verdadero y auténtico campeón del renacimiento de la croatina en estado puro. De color rojo rubí vivo, muestra en nariz aromas vinosos de frutas (cereza, frutos rojos), especiados y vegetales. Muestra buena acidez en boca, estructura y una óptima base tánica, con un fondo de almendras amargas. Es ideal para acompañar a lo largo de toda una comida, y un vino que combina especialmente bien con asados, platos de caza y guisos de todo tipo. Las cepas se plantan a maggiorina, el histórico sistema de conducción típico en el alto Piamonte, y el vino se cría durante dos años en barricas de roble.

  • Graduación: 13,0%
  • Temperatura de servicio óptima: Entre 16ºC y 18ºC

Barni Croatina Mesolone 2014
Anverso y reverso

Vigneti Massa Pertichetta 2012 (2 botellas)

Tinto. Vigneti Massa Vinos sin IG, Italia Uva autoctona a bacca rossa

Botella: 15,75 € socios club / 17,90 € no socios


Todo un personaje en el mundo del vino, Walter Massa es considerado hoy un maestro de la enología italiana. El territorio y las variedades autóctonas han sido un cometido principal a lo largo de su vida, y su vino Timorasso, un extraordinario blanco de Colli di Tortona, entre el Piamonte y Lombardía, se ha convertido en un vino de culto en Italia. Reacio a las guías y a las clasificaciones, Walter Massa se ha enfrentado a su trabajo con una extraordinaria creatividad y una gran fidelidad al viñedo y a su sostenibilidad, con el objetivo de ofrecer con cada una de sus botellas la máxima calidad y la más alta representación del terroir y de la vid.

A este maestro de la recuperación de variedades no se le podía escapar la que, tras la timorasso y la barbera, es la tercera gran uva histórica de la provincia de Tortona: la croatina. A pesar de su origen campestre, la croatina consigue, en manos de Walter Massa, un porte caso aristocrático. Basta con decir que el Pertichetta fermenta espontáneamente en acero, descansa durante un año en madera de varios tipos y durante dos largos años en botella antes de salir al mercado, y observar el resultado para darse cuenta de cómo esta uva, bien tratada, puede ofrecernos algunos de los vinos más longevos de la zona.

El Pertichetta es un tinto corpulento y profundo, con un vivo color entre rojo rubí y granate. Su perfil olfativo exhibe complejas notas de fruta madura, bergamota, especias, tabaco y humus: un conjunto balsámico de bella persistencia e intensidad. En boca es amplio, fresco, con una gran estructura, potencia y una viva tanicidad que hacen augurarle, sin lugar a dudas, muchos años de vida todavía. Es ideal para acompañar platos típicos de la región como los agnolotti al plin, estofados, asados, aves rellenas o quesos curados.

Quesos semicurados

  • Graduación: 14,5%
  • Temperatura de servicio óptima: Entre 16ºC y 18ºC

Vigneti Massa Pertichetta 2012
Anverso y reverso

Picchioni Rosso d'Asia 2015 (2 botellas)

Tinto. Picchioni Vinos sin IG, Italia Croatina, Ughetta

Botella: 18,48 € socios club / 21,00 € no socios


Compañía entre las denominadas Slow Food, y por ahora la más premiada del Oltrepò Pavese con mucha diferencia, la de Andrea Picchioni es una de las bodegas más francas y atractivas de Lombardía. Meticuloso en el viñedo y muy prudente en la bodega, con elaboraciones cuidadas, rigurosas y límpidas, Picchioni interpreta el Oltrepò con vinos espectaculares por su sincera expresión del territorio y la tradición, por una simplicidad que en la copa se convierte mágicamente en sorprendente complejidad. Picchioni es una bodega relativamente joven, ubicada en Canneto Pavese, en el corazón de la denominación Oltrepò Pavese. Nacida en los años noventa, la bodega ha crecido gradualmente aprovechando la experiencia de los enólogos locales y en este sentido su conversión a ecológico no puede entenderse de ningún modo como una moda pasajera: Picchioni conjuga con convicción la calidad del producto y la protección del territorio.

En el valle de Solinga, una de las zonas más favorecidas del Oltrepò, Picchioni ha recuperado del abandono algunos de los mejores viñedos en pendiente, ubicados en suelos escarpados a menudo impermeables, sueltos y rocosos, pero beneficiados por una fantástica exposición. Las uvas siguen aquí una perfecta maduración que les aporta sapidez, mineralidad y verticalidad, además de una gran elegancia. Más interesado en la tradición del tinto del Oltrepò que en la más reciente moda de los espumosos, Picchioni nos ofrece una gama de vinos de gran coherencia y rigor. No es casualidad que las uvas y los vinos más típicos de este territorio, aquellos que podríamos calificar injustamente como "el vino del abuelo", sean los caballos de batalla de esta bodega.

De la gama de vinos de Picchioni, el Rosso d'Asia es el que mejor aúna tradición e innovación. Una croatina auténtica, de hecho (pura, con un pequeño aporte de ughetta), como corresponde a un vino típico del Oltrepò: macera durante un par de semanas y reposa en pequeñas barricas de madera durante un mínimo de doce meses. Las cepas de las que procede estuvieron abandonadas durante largo tiempo, hasta que fueron recuperadas en los años 1980; viejas cepas históricas, plantadas sobre suelos arenosos con algunos guijarros, que nos regalan un vino de croatina que rebosa en elegancia y concentración, un vino de larga guarda. En su juventud viste un color rojo rubí intenso y luminoso que con tiempo tiende al granate. Su buqué es generoso, rico, con aromas de frutas del bosque maduras, cerezas, sotobosque, especies, vainilla, regaliz y la típica nota balsámica de las uvas cultivadas en el valle Solinga. En boca es robusto, de tanino suave, un vino completo, rico, amplio, con buen nervio y fresco, gracias a un uso preciso y muy equilibrado de la madera. Acompaña a la perfección los platos de caza con salsas, los arroces con carne, el cordero asado o las carnes rojas estofadas.

  • Graduación: 14,5%
  • Temperatura de servicio óptima: Entre 16ºC y 18ºC

Picchioni Rosso d'Asia 2015
Anverso y reverso

¡Suscribirme ahora!